Publicado en analógico

Cada oveja con su pareja

A veces las actividades más sencillas pueden servirnos para generar debates e introducir el tema que queramos en la clase.

Esta semana, me ha tocada repasar con un curso de inglés muy básico cómo expresar la edad. La actividad propuesta por el libro se basaba en la repetición de la fórmula “how old are you/he/she?” y sus correspondientes respuestas. No digo que esto no pueda ser útil a ciertos niveles, pero ¿por qué no probar ir más allá?

Hoy podemos contar con imágenes como material auténtico. La actividad consiste en proyectar o darles imágenes de tartas diversas. Aquí os dejo unos ejemplos (en Google hay muchísimos):

Una vez mostradas, se les pregunta qué edad creen que tienen cada una de los dueños de esas tartas. Respondemos a preguntas como:

  • ¿Qué edad tiene?
  • ¿Es hombre o mujer?
  • ¿Adulto o niño?
  • ¿A qué se dedica?
  • ¿Cuáles son sus gustos?
  • ¿De qué es la tarta?
  • Etc

Dependiendo del nivel del alumnado podemos ir complicando más o menos las preguntas. Esta es una actividad para fomentar la participación y la repetición de conceptos pero de una forma más dinámica y atractiva. Podríamos repetir mil veces la fórmula propuesta por el libro con esta actividad si fuera necesario, pero desde un enfoque mucho más atractivo.

¿Qué pensáis?

 

 

 

Anuncios